Hoy os traemos las distintas opciones para cambiar de la cuna a la cama.
Lo primero que unos padres se preguntan cuándo van a cambiar a su hijo de la cuna a la cama es ¿Es ahora el momento apropiado?  El cambio de la cuna a la cama se suele hacer de los 18 meses a los 3 años y medio.
En muchas ocasiones el cambio viene cuando la cuna se queda pequeña, el bebé se “ha caido” o “tirado” de la cuna, llega un hermanito y hay que dejar el sitio… Lo importante y sea por lo que sea, es no tenerle miedo al cambio.
Cambios que deberemos hacer para que la adaptación sea lo mejor posible:
– Contarle al niño que le vamos a cambiar de la cuna a la cama: ¡Ya eres mayor!
– Poner la cama en el mismo sitio donde estaba la cuna. Si el cambio es convertir su cuna en cama, mejor aún.
– Poner una barrera de protección para que no se caiga rodando.
– Dejar de usar el saco para dormir, si se quiere levantar de la cama, no podrá con él.
– Dejarle dormir con un peluche o muñeco que le guste.
– Elegir una sábanas o colcha apropiadas para su edad (de sus dibujos favoritos, con su color,…).
Y después de esto, dedicarle unas cuantas noches a estar junto a tu niño, recuerda siempre que por duro que parezca, cualquier cambio que vaya a hacer vuestro hijo si es a vuestro lado, no será tan malo.
¡Suerte!