Las cunas de viaje son un artículo muy útil cuando llegan temporadas como ésta, donde los desplazamientos se hacen habituales. Imaginas por qué, ¿verdad? Estas cunitas permiten que tu bebé duerma de forma segura y cómoda, sin importar dónde te encuentres, porque podrás llevarlas contigo donde quiera que vayas.

Pero en realidad es más que eso. Por supuesto, las cunas de viaje son útiles en vacaciones (y lógicamente se usan mucho en verano), pero también se compran pensando en desplazamientos habituales. ¿Un clásico? Cuando el bebé tiene que dormir con los abuelos, los tíos, unos amigos… estas cunitas son ideales para transportarlas a casa de cualquiera y que el peque descanse en ellas con total comodidad.

Como pasa con otros muchos productos, hay montones de opciones a la hora de comprar una cuna de viaje. ¿En qué debes fijarte? En The Baby House queremos darte algunas pistas que nos parecen importantes.

 

Que la cuna de viaje sea segura

La seguridad es un aspecto fundamental que no debes pasar por alto al comprar uno de estos productos. ¿Cómo puedes “medirla”? Pues, por ejemplo, fijándote en que la cunita traiga esquinas protegidas, que eviten atrapamientos de los deditos de tu bebé.

Otro punto importante es que al menos dos de los laterales sean de rejilla, para que nunca pierdas de vista a tu peque. Además, esta característica ayudará a que la cuna de viaje esté mejor ventilada.

Finalmente, y aunque esto lo cumplen sin problema los principales fabricantes, asegúrate de que la cunita no trae bordes salientes, tornillos o cualquier otra pieza que pueda quedar al alcance de tu bebé, y con la que podría dañarse sin querer.

 

Que la cuna de viaje sea cómoda

La comodidad es otra gran característica que debes valorar antes de comprar este producto. Comodidad para tu bebé, lo primero de todo, y también para ti, que vas a montarla, desmontarla y transportarla. En este punto puedes fijarte en que la cuna de viaje tenga varias alturas, de modo que cuando el bebé sea más pequeño y necesite atención a menudo, resulte fácil situarlo a la mayor altura (imagina, en caso contrario, lo que es estar agachándote hasta el fondo de la cunita cada vez que haya que cogerlo y volverlo a dejar…). Además, a una altura superior oirás mejor al bebé si llora, y lo tendrás más a la vista.

Otro aspecto que marca la comodidad de las cunas de viaje es su colchón. Aquí, ya te adelantamos que en la mayoría de los casos la mejor opción es comprar aparte una colchoneta, puesto que este producto aportará un plus en el descanso de tu bebé. Si el peque sólo va a pasar una noche en la cunita, la fina lámina que éstas suelen traer de fábrica será suficiente; pero si te vas de viaje varios días, sin duda la opción del colchón de descanso es mucho más recomendable.

Si nos centramos en tu comodidad, hay otras características en las que debes fijarte. Por ejemplo, las cunas plegables son más cómodas que las desmontables si vas a usarlas y transportarlas a menudo (si se va a quedar fija en casa de los abuelos, te dará un poco igual). La ligereza y el poco peso de la cunita también se agradecen cuando le vas a dar mucho “trote”. Finalmente, que el conjunto incorpore dos ruedas en uno de los extremos te será muy útil para moverlo de un sitio a otro.

Como puedes ver, ¡hay muchas cosas en las que fijarse antes de comprar una cuna de viaje! Luego está el tema de que, obviamente, te gusten los diseños que encuentres. También hay muchas cunitas que incluyen accesorios como juegos o móviles para que tu bebé se distraiga, mosquiteras para protegerlo de los desagradables insectos, pequeñas capotas… Todos ellos pueden ser muy útiles, pero debes tener en cuenta que normalmente hay que transportarlos aparte.

 

¿Te quedan dudas? ¿No sabes muy bien todavía que cuna de viaje comprar? ¡Ven a vernos a The Baby House y déjanos aconsejarte! En nuestra tienda te atenderemos encantados y te ayudaremos a decidirte por la opción que mejor se adapte a ti 🙂