El baño del bebé es, sin duda alguna, una de las experiencias más gratificantes para una madre o un padre. Sin embargo, conviene tener en cuenta que también es un momento muy importante para el pequeño.

Es por ello que resulta normal sentir algo de inseguridad en las primeras ocasiones. Pero no te preocupes, a continuación te mostramos cómo bañar a un bebé para que los dos disfrutéis de ese mágico momento. Te dejamos con un paso a paso para que este ritual sea todo un éxito.

Paso a paso sobre cómo bañar a un bebé de forma adecuada

El baño del bebé es un momento importante, tanto para los papis como para la propia criatura. Y es que representa una ocasión perfecta para compartir, hacer juegos y empezar a relacionarnos.

Puede que te asuste verle recién nacido y meterlo en la bañera, pero no te preocupes, si lo haces bien… ¡al bebé le encantará la experiencia!

Cómo sumergir al bebé en la bañera

Al momento de sumergir al niño en el agua, deberemos apoyar su cabeza en nuestro brazo, de manera que podamos cogerlo por la axila. Así el bebé siempre tendrá la cabeza apoyada en nuestro brazo. Primero, se introducen las piernas y después las nalgas, mientras se deja la cabeza fuera y sostenida.

Primero, lavar la cabeza

El momento de lavar la cabeza del bebé no es el más sencillo, pero solo requiere algo de destreza. Para hacerlo sin problemas, deberemos mantener al pequeño en posición horizontal sin soltar nunca la mano detrás de la nuca, mientras enjabonamos suavemente su cabeza con la mano que queda libre.

Después la espalda y el resto del cuerpo

Una vez lavado su cabello, toca limpiar el resto del cuerpo. Asegúrate de utilizar una esponja suave y lavar bien la espalda, incluidos los pliegues. Intenta hacerlo con delicadeza y sin movimientos bruscos, ya que el bebé podría asustarse y​ empezar a l​lorar.

Cambio de posición

El siguiente paso para bañar a un bebé es darle la vuelta para lavarlo por la parte de atrás. Simplemente, debes mantener sujeta la cabeza con tu mano mientras que con la otra mano agarras al bebé por debajo de la axila y lo giras para ponerlo boca abajo. Para sumergirlo boca abajo, solo sujeta al bebé con el brazo e introduce primero los pies y mantén la cabeza reposada en el antebrazo.

Enjuagar y secar al bebé después del baño

Ahora solo queda aclarar al bebé con agua para retirar el jabón, siempre con movimientos suaves. Una vez aclarado, llega el momento de sacar a la criatura de la bañera con mucho cuidado. Se recomienda sacarlo contra el pecho y envolverlo con la toalla, tras lo que ya podrás acostarlo sobre el cambiador para terminar de secarlo y prepararlo.

La forma de secarlo también es importante. Procura secarlo a toques, es decir, sin frotar, para no rozar su piel pero quitar la humedad.

El orden de secado, a ser posible, debería ser el siguiente: primero los ojos, después la cabeza, la cara, los brazos y el torso, pues son las partes que más pierden el calor corporal. Tras secar toda la parte de arriba, se puede cubrir sigue por las piernas y seca sus pies dedo a dedo, además de todos los pliegues de su piel. Por último, levantando los pies del bebé, puedes acabar de secar la parte de detrás de las piernas y las nalgas.

¿Ya sabes cómo bañar a tu bebé?

Evidentemente, saber cómo bañar a un bebé es algo que se adquiere con la experiencia, pero estamos seguros que los consejos que te hemos dado te vendrán muy bien para enfrentarte a los primeros baños con tu pequeño.

En nuestra tienda de productos de bebés online encontrarás un completo catálogo con lo que necesitas para el baño de tu bebé. Además, si tienes dudas o cuestiones, siempre puedes ponerte en contacto con nuestros asesores que te aconsejarán lo que más se adapte a tus necesidades.

Bibliografía

Asociación Española de Pediatría. (s.f.). Guía práctica para padres: desde el nacimiento hasta los 3 años