Saber cómo limpiar el chupete del bebé resulta fundamental para asegurar el bienestar de tu pequeño. Y es que estos objetos están expuestos a los gérmenes, que pueden causar diversos males, desde infecciones hasta el contagio de enfermedades, sobre todo en los primeros meses de vida.

Debes tener claro que todas y cada una de las cosas que tu bebé pueda meterse en la boca, como pueden ser tetinas, chupetes o mordedores, implican una higiene muy estricta.

Es por ello que su cuidado y limpieza son tan importantes. Ahora bien, ¿cuál es la mejor forma de limpiar los chupetes?

Paso a paso sobre cómo limpiar y esterilizar correctamente los chupetes de bebé

Pasos previos

Antes de la propia esterilización y limpieza del chupete de tu pequeño te recomendamos seguir unos pasos de sentido común. En primer lugar, antes de manipularlo es imprescindible lavarse las manos a conciencia con agua y jabón. Además, si has estado limpiando en casa o vienes de trabajar, será recomendable también ducharse y cambiarse de ropa.

Cómo limpiar el chupete

Después, una vez desinfectados e higienizados nosotros mismos, recomendamos comenzar a lavar con agua caliente y lavavajillas para eliminar los residuos e ir enjuagando con el agua del grifo. Desde TheBabyHouse recomendamos los chupetes de una sola pieza, pues no se les cuela el agua con jabón, que después resulta difícil de eliminar.

Cómo esterilizar los chupetes

Ahora es cuando procederemos a esterilizar el chupete. Hay varias formas de hacerlo. Uno de los métodos más conocidos es el uso del vapor. Pero existen varias alternativas para lograr limpiar y esterilizar un chupete. Y a continuación te explicamos.

  • Esterilización por vapor: existen aparatos especiales que funcionan con esta tecnología para esterilizar y limpiar los chupetes, sacaleches, biberones y tetinas. Producen vapor saturado a partir de agua muy caliente, matando todos los microorganismos de manera segura y en muy poco tiempo, entre 8 y 15 minutos.
  • Esterilizadores para microondas: son similares a la esterilización por vapor, pero utilizan la potencia del microondas para generar un intenso vapor. Son pequeños y fáciles de usar, por lo que son los preferidos de los papis para llevarlos de viaje.
  • Agua hervida: es el procedimiento más tradicional. Para ser lo más higiénico posible, es imprescindible utilizar un recipiente único para esa función, ya que los restos de los alimentos pueden producir gérmenes. El proceso de esterilización y limpieza del chupete con agua hervida es sencillo, ya que consiste en ponerlo en el recipiente con bastante agua y hervirlo durante al menos cinco minutos. Después, habrá que dejarlo enfriar sin tocar.
  • Limpieza en frío: también es posible limpiar y esterilizar un chupete en agua fría. Para ello son necesarias unas pastillas especiales (que contienen sustancias químicas antibacterianas totalmente inocuas) y que se disuelven en agua. Simplemente es necesario sumergir por completo el chupete y tapar el recipiente durante 30 minutos. Tras ese tiempo, sólo quedará aclararlo y secarlo antes del uso.

Por último, cabe mencionar que dependiendo de la edad del pequeño puede ser más o menos necesario realizar una limpieza y esterilización profunda.

La mayoría de expertos coinciden en que a partir del octavo mes, basta con limpiar a conciencia el chupete con detergente lavavajillas y luego aclararlo bien. Finalmente, sécalo bien y asegúrate de que no queden restos de jabón ni detergente en los pliegues y huecos.

Tipos de chupetes y consejos sobre cómo limpiarlos

Durante los primeros meses lo ideal es limpiar y esterilizar los chupetes una vez al día. Aún cuando se trate de un chupete nuevo, eso no tiene nada que ver. Pero aunque los limpies y esterilices frecuentemente, los chupetes deben renovarse cada pocos meses.

Y es que el material del que están formados se deteriora con el uso y el paso del tiempo. En cuanto detectes la mínima señal de desgaste, rotura o agujero plantéate reemplazar cuanto antes el chupete de tu bebé.

Esencialmente, existen dos tipos de chupetes que puedes comprar hoy en día para tu bebé.

En cuanto a la forma los chupetes pueden ser anatómicos, con tetina en forma de gota aplastada; o fisiológicos, con tetina plana. Si atendemos al material, existen chupetes de caucho, suaves y blandos o de silicona, estos últimos algo más resistentes pero también de tacto más duro.

Por último, recuerda que no endulzar el chupete con nada, puesto que no es bueno para la salud dental del pequeño.

Encuentra una gran variedad de chupetes en TheBabyHouse

Ahora que ya sabes cómo debes realizar la limpieza del chupete y su esterilización, ya solo te quedará mantenerlo siempre higienizado. Si estás buscando chupetes de bebé o cualquier otro producto de puericultura, te recomendamos echar un vistazo a nuestra tienda de bebés online, donde te ofrecemos un completo catálogo de productos para el cuidado de tu bebé.