Cómo preparar el biberón de tu bebé en 10 pasos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentar al bebé exclusivamente con leche materna durante los seis primeros meses de vida, pues favorece un crecimiento, un desarrollo y una salud óptimos. Sin embargo, si por la razón que sea no puedes o no quieres dar el pecho, seguro que te interesará saber cómo preparar el biberón de tu bebé con leche de fórmula de manera segura y saludable, cubriendo todas las necesidades de tu pequeño.

Y eso es lo que vamos a hacer a continuación, mostrarte los pasos necesarios para preparar correctamente la leche de fórmula.

Consideraciones previas antes de preparar un biberón

La buena higiene es lo más importante cuando se prepara una fórmula. Debes saber que el sistema inmunológico de tu bebé no es tan fuerte como el de un adulto. Es por eso que los biberones, tetinas y cualquier otro objeto con el que vaya a alimentarse, debe lavarse y esterilizarse antes de cada toma. Esto reducirá la posibilidad de que el recién nacido contraiga una infección, diarrea o vómitos. Una vez sabido esto, ahora sí, vamos a ver cómo preparar adecuadamente el biberón.

¿Cómo preparar un biberón? Los 9 pasos para hacerlo bien

Limpieza

  • Paso 1: como decíamos, la limpieza e higiene es lo más importante. Por eso el primer paso para empezar es lavarse las manos con agua y jabón. Después sécalas concienzudamente con un paño limpio.
  • Paso 2: lava también todos los objetos que vayas a utilizar con agua caliente. Puedes utilizar un cepillo especial para biberones o tetinas, para frotar el interior y el exterior, garantizando así eliminar los restos en los lugares de difícil acceso.

Esterilización

  • Paso 3: llena el hervidor con al menos 1 litro de agua fresca del grifo. No uses nunca agua que hayas hervido antes.
  • Paso 4: hierve el agua y deja enfriar el agua no más de 30 minutos, para que permanezca a una temperatura de aproximadamente 70 ° C.
  • Paso 5: si utilizas un esterilizador de agua fría, sacude el exceso de solución del biberón y la tetina, o enjuágalos con agua hervida fría del hervidor (no con agua del grifo).

Preparación de la toma de biberón

  • Paso 6: antes de volver a manipular los objetos, lávate de nuevo las manos y limpia y desinfecta la superficie en la que vas a preparar el biberón. La higiene no está nunca de más. Coloca la botella sobre la superficie y sigue las instrucciones del fabricante, vertiendo la cantidad de agua necesaria. Comprueba que el nivel del agua sea el correcto. Acuérdate de poner siempre el agua en el biberón primero, mientras aún está caliente, antes de añadir la leche en polvo.
  • Paso 7: sostén el borde de la tetina, sitúalo en el anillo de retención y asegúrate de que esté seguro, para a continuación enroscar y cerrar la botella. Cubre la tetina con el tapón y agita el biberón hasta que se disuelva el polvo de forma homogénea.
  • Paso 8: ahora comprueba que la toma no esté demasiado caliente para beber. En caso de que aún lo esté, podrás enfriarla sosteniendo la botella con la tapa puesta bajo un chorro de agua fría.
  • Paso 9: prueba ahora la temperatura de la leche. Una de las formas clásicas de hacerlo es en el interior de su muñeca, antes de dársela al bebé. La leche debe estar templada, casi a la temperatura corporal. Es decir, puede estar tibia o casi fría, dependiendo de cada uno, pero nunca caliente de verdad.
  • Paso 10: alimenta al pequeño con la fórmula con la cantidad de leche adecuada. Realiza la toma poco a poco y estate atento a sus señales. Una vez finalizada la toma, si queda algo de fórmula en el biberón, deséchala si no la usas en 24 horas.

Más consejos para preparar la toma del biberón

Ahora te daremos algunos consejos más sobre lo que se debe y no se debe hacer al preparar la leche de fórmula de tu bebé.

En primer lugar, sigue siempre las instrucciones del fabricante, ya que cada uno varían las cantidades de agua y polvo que deben usarse. No eches más leche en polvo de la recomendada, pues puede estreñir o deshidratar al bebé. Si por el contrario, echas menos cantidad de polvo, puede que no proporciones la suficiente nutrición a tu bebé. Y evidentemente, nunca añadas azúcar o cereales al biberón.

Por otro lado, no calientes nunca el biberón en el microondas, pues puede calentar el líquido de manera desigual y quemar la boca de tu pequeño. En cuanto al agua, te recomendamos usar agua potable recién hervida del grifo para preparar el alimento. Aunque puedes usar agua embotellada para preparar el biberón, no te lo recomendamos. Si aún así tienes que emplearla, asegúrate de que sea baja en sodio.

¿Ya sabes cómo preparar adecuadamente el biberón de tu bebé?

Esperamos que después de leer este artículo te hayan quedado más claros los conceptos que necesitas saber para dar de comer a tu hijo con una fórmula artificial y preparar el biberón de forma adecuada. En nuestra tienda online de bebés tienes diferentes soluciones como hervidores y esterilizadores, objetos imprescindibles que te harán la vida más sencilla a la jora de alimentar a tu bebé.

Comprobar temperatura leche