No cabe duda de que el descanso de la familia se ve afectado cuando nace un bebé, principalmente de noche. Es por ello que son muchos los que optan por practicar el colecho y dormir junto a sus hijos. Sentir el olor, el calor y la respiración parental tranquiliza a los bebés, por lo que se convierte en una opción natural y lógica para el descanso de toda la familia.

Y es que, de igual forma que el porteo es algo muy beneficioso tanto para los padres como para los bebés, el cohecho también aporta numerosos beneficios que mejoran el descanso de ambos. Eso sí, es importante hacerlo con total seguridad y estar todos cómodos con esta práctica.

Si quieres saber más sobre los principales beneficios del colecho, a continuación te los explicamos en detenimiento. Aunque, en primer lugar, para meternos en harina, empezaremos por definir qué es el colecho. Permanece atento y apréndelo todo.

¿Qué es el colecho?

El colecho es una práctica en la que bebés o niños pequeños duermen con los progenitores en la misma cama, en camas contiguas o empleando cunas colecho o sidecar, que se acoplan a la cama de matrimonio de forma segura, ofreciendo al bebé un espacio independiente pero cerca de sus padres. En efecto, algunos hospitales han comenzado a ofrecer este tipo de cunas en sus habitaciones, debido a los múltiples beneficios y ventajas que lleva aparejados.

Un dato curioso que seguro que no conocías sobre el colecho es que se practicó de forma frecuente hasta el siglo XIX en Europa, debido a que las casas en muchas ocasiones solo tenían un dormitorio. También seguro que desconoces que en Japón se practica el colecho hasta que los niños tienen 7 años.

¿Cuáles son los principales beneficios del colecho?

Si quieres saber más sobre los aspectos beneficiosos del colecho, a continuación, te traemos varios datos de relevancia que seguro que te convencerán:

  • Facilita la lactancia materna: si eres partidaria de dar el pecho a tu bebé, practicar el colecho te facilitará coger el hábito de hacerlo de forma frecuente, además de prolongar la lactancia materna en sí misma. Piensa que tendrás siempre cerca a tu hijo, pudiendo amamantarle tantas veces como necesite durante la noche. No en vano, existen estudios que demostraron que los bebés que dormían con sus madres eran amamantados durante más tiempo.
  • Ayuda al descanso de todos: como ya hablamos en otros artículos del blog, dormir a un bebé y brindarle el mejor descanso no es tan sencillo como podría parecer a priori. Uno de los grandes beneficios del colecho radica en la sensación de seguridad y amparo que percibe el pequeño, lo que además de reducir los episodios de llanto, también favorece su descanso. Además, como es lógico, este descanso y tranquilidad repercute a la familia, con los beneficios físicos y emocionales que esto supone.
  • Reduce el riesgo de muerte súbita (SMSL): Compartir habitación con el bebé se considera un factor protector frente a la muerte súbita del lactante. Por eso, los pediatras españoles recomiendan que el bebé duerma en una cuna cerca de la cama de sus padres hasta los seis meses como mínimo, edad que la Academia Americana de Pediatría eleva hasta el primer año.
  • Aporta calma y seguridad: el sentir cerca a sus progenitores, hará que el bebé esté más relajado y seguro. A fin de cuentas, la necesidad de protección y el contacto físico son algo inherente al ser humano. Una simple caricia, un beso o masaje facial le recordarán que estamos a su lado y que se encuentra seguro. Aunque los beneficios no acaban ahí, también
  • Beneficios psicológicos (autoestima, seguridad, etc): no son pocos los estudios científicos que han alabado los beneficios del colecho en relación a varios aspectos psicológicos. Algunos de estos beneficios son mayor autoestima, mejor comportamiento, más autocontrol, mayor seguridad en sí mismos, más tolerancia al estrés, etc.
  • Siempre atentos: gracias al colecho, tanto el papá como la mamá estarán cerca y podrán supervisar el sueño de su retoño. Así, podrán darse cuenta, incluso aunque estén dormidos, de los movimientos del bebé y responder de inmediato a sus necesidades nocturnas.

¿Cuánto tiempo debería durar el colecho?

Esto es algo que depende de cada familia, pareja o padre. Muchos expertos recomiendan hacerlo hasta los 5 años, mientras que otros creen que los niños deben separarse antes de los padres, a los 3 años.

Pese a todo, sigue habiendo familias reticentes a practicar el colecho y disfrutar de sus beneficios. Los motivos pueden ir desde el miedo a perder su espacio o su intimidad a algunos peligros que conlleva en caso de no realizarlo bien.

Por fortuna, eso no debería ser un problema hoy en día, ya que existen muchas cunas para hacerlo de forma segura y continuar disfrutando de los numerosos beneficios del colecho. Echa un vistazo a nuestras cunas de colecho y disfruta de tu bebé de la forma más segura.

El colecho está ganando cada vez más adeptos en los últimos años y, como ves, los beneficios están claros. En todo caso, la decisión última, siempre será de los padres.