No cabe duda de que el chupete es un objeto tranquilizador para el bebé. Sirve para calmar su llanto, para ayudarle a dormir o, simplemente, para reconfortarlo. Es un objeto casi mágico. Pero no sólo para los niños, también para los padres, que recurren a él para muchas situaciones. Sin embargo, el momento de dejar este amigo atrás suele ser algo traumático para los pequeños. Es por ello que hoy te vamos a contar cómo quitar el chupete a tu bebé sin traumas ni dramas añadidos. ¡Descubre las claves que necesitas!

El papel del chupete en los niños

El chupete es una fuente de consuelo para los niños. Y es que el reflejo de succión les aporta seguridad y tranquilidad. Sin embargo, se ha demostrado que usar chupete a largo plazo no es algo positivo para los pequeños. Es más, puede ser bastante perjudicial. Es por ello que la mayoría de expertos recomiendan dejar de usarlo a partir de los doce meses y, en ningún caso, después de los 5 años.

Sin embargo, para los papis este proceso puede ser bastante más complicado de lo que piensan. ¿Sabes cuáles son las consecuencias de usar el chupete de forma prolongada? ¿O cómo puedes hacer que tu bebé deje el chupete sin que sea traumático? Hoy te damos respuesta a todas estas preguntas en esta guía que hemos hecho para ti.

Por qué es necesario quitar el chupete del bebé

Como ya habrás imaginado, el uso del chupete (sobre todo prolongado en el tiempo) no siempre es beneficioso. Pero no sólo si el bebé lo usa cuando ya no debería usarlo, sino también durante los primeros días de vida. De ningún modo es recomendable dárselo a un recién nacido, puesto que a menudo crea cierta confusión a la hora de instaurar la lactancia materna. Es más, todos los expertos recomiendan esperar al menos hasta el primer mes de vida del bebé para decidir el momento de darle el chupete. Es después de ese tiempo cuando la lactancia se habrá regulado adecuadamente.

Sin embargo, el principal motivo por el que no debes dejar que tu bebé use el chupete por demasiado tiempo es que puede acostumbrarse a él y convertirse en un aliado imprescindible, con todo lo negativo que ello conlleva en cuanto a consecuencias psicológicas.

Estos son algunos de las principales desventajas del chupete y las razones por las que hay que ayudar al niño a dejar de usarlo, pero te dejamos con algunas más que también te interesará saber:

  • Lactancia materna: como decíamos más arriba el chupete está estrechamente vinculado a la lactancia materna y puede afectar negativamente al correcto establecimiento de la misma. Y es que para el bebé siempre resultará más sencillo succionar la tetina del biberón, que el pezón de su madre, algo para lo que debe hacer más esfuerzo.
  • Perjudicial para su salud: varios estudios han demostrado que el uso del chupete por parte del bebé, sobre todo de forma prolongada en el tiempo (hasta los 5 años), puede producir malformaciones irreversibles en partes de la boca como su mandíbula y sus dientes. Algunas de las dolencias asociadas son maloclusión de la mordida, mordida abierta o deformidad del paladar.
  • Infecciones: aunque no sea habitual, el uso del chupete está asociado a la aparición de infecciones en la boca e incluso del oído. No son pocos los estudios que han concluído que el riesgo de otitis se eleva hasta un 33%.
  • Retraso en el habla: también el uso prolongado del chupete puede producir un retraso en el habla, ya que con el chupete en la boca el niño habla menos y no puede mover la lengua de forma natural.

Cómo quitar el chupete al bebé de la forma menos traumática

En algunos casos, conforme el bebé va creciendo, va poco a poco abandonando el hábito de succionar el chupete, utilizándolo menos, solo para dormir. Es más, hay casos donde el propio bebé lo deja por sí mismo.

Sin embargo, en la mayoría de casos, es necesario tener gran paciencia e, incluso, bastante imaginación para que nuestro bebé olvide por completo su chupete. En todo caso, no hay que darse nunca por vencido.

Si eres de estos últimos y necesitas ayuda para saber cómo quitar el chupete al bebé, a continuación ayudaremos a responder a esa pregunta con los mejores consejos que te podemos dar.

Elige el momento adecuado para quitar el chupete

Como ya hemos dicho, el chupete suele ser un compañero inseparable de muchos bebés. Es su consuelo, su tranquilizante y un objeto que le reconforta. Por tanto, no hace falta obsesionarse ni marcar fechas. Simplemente, debes observar si lo usa cada vez menos o incluso si lo ignora, lo que te dará pistas. Eso sí, intenta que no coincida con cambios importantes en la vida o los hábitos del bebé, ya que al estar intranquilo seguro que lo echará en falta.

Hazlo divertido

Es sin duda una de las mejores (y más creativas) formas de quitar el chupete al bebé. Las posibilidades son infinitas. Cuéntale un cuento sobre la pérdida del chupete, hazle juegos manuales donde éste desaparezca… Lo cierto es que cualquier método divertido te ayudará tanto a ti, pero sobre todo a tu bebé, a empezar a dejar de lado el chupete.

Las noches, mejor sin chupete

La noche es precisamente el momento donde más echan en falta los bebés su chupete. Este objeto les consuela y les relaja, pero la hora de dormir es también un buen momento para desviar su atención y cambiar sus hábitos. Aprovecha para leerle un cuento, cantarle una nana o darle un pequeño masaje hasta que se quede dormido. Es así como irá asociando el momento de dormir con otras cosas que le resultarán igual de reconfortantes que el chupete.

Explícale porque le vas a quitar el chupete

A veces las mejores soluciones son las más obvias. Empatiza con tu bebé y haz que comprenda los motivos para dejar el chupete. Puedes decirle que los mayores no usan chupete, un comportamiento que seguro que les encantará imitar.

Recompensa al bebé siempre

Se trata de una buena forma de educarlo y ayudarle a quitar el chupete de forma definitiva. Es por ello que te recomendamos premiar su conducta cuando no use el chupete por decisión propia. Es así como podrás reforzar esta conducta positiva. Aplaude, dale un beso o un abrazo, regálale un pequeño juguete, premia su comportamiento con algún juego o simplemente, hazle una broma con la que se ría. Él seguro que te lo agradecerá.

Conclusiones sobre quitar el chupete al bebé

Cómo ves, existen numerosas tácticas y alternativas para quitar el chupete al bebé. En todo caso, no te olvides que se trata de un cambio verdaderamente importante en la vida de su bebé, por lo que lo más importante es armarse de paciencia y siempre actuar con cariño.

Y tú, ¿qué otras recomendaciones darías a un padre para ayudarle a quitar el chupete a su bebé? ¿Qué es lo que te ha funcionado?