No cabe duda de que, a lo largo del tiempo, se han perpetuado ciertas creencias y mitos sobre la lactancia materna. No obstante, la mayoría de ellos han ido pasando de padres a hijos durante generaciones, por lo que están ya muy arraigados en la cultura. Sin embargo, se ha comprobado que la mayoría no tienen una base científica, por lo que ya va siendo hora de deshacerse de ellos.

En pleno siglo XXI ya ha quedado claro que la lactancia materna tiene múltiples beneficios para la salud tanto de la madre como del bebé. Sin embargo, aún siguen propagándose muchas “falsas verdades” que, además de no ser ciertas, acaban por confundir o desanimar a muchas mamás que desean amamantar. Por eso, a continuación hablaremos de esos mitos sobre la lactancia materna que no debes creerte en ningún caso. ¡Allá vamos!

¿Qué beneficios aporta la lactancia materna?

Los beneficios de la lactancia materna son casi incontables. Contribuye a un desarrollo saludable del cerebro de los bebés, protege a los pequeños contra infecciones o alergias, disminuye el riesgo de obesidad, disminuye el riesgo de Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), reduce los costes de atención médica, ayuda a prevenir el cáncer de mama y de ovario, etc. Estos y muchos otros beneficios deberían ser razón más que suficiente para dar el pecho al bebé.

Sin embargo, en la actualidad, un 60% de los bebés en todo el mundo se están perdiendo los 6 primeros meses de lactancia materna, los fundamentales y los que tanto UNICEF como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan.

5 mitos sobre la lactancia materna

Seguro que más de una vez has oído eso de que dar el pecho duele o que al pasar el año la leche materna pierde sus propiedades. Estas “falsas verdades” junto a muchas otras más, son mitos sobre la lactancia materna que se han ido difundiendo como verdades que muchos creen y no se atreven a cuestionar. En el post de hoy hablaremos sobre algunos de los más extendidos y los desmontamos por completo. ¡Allá vamos!

Dar el pecho duele

Este es uno de los conceptos más manidos sobre la lactancia materna que por mucho que se repita no se convertirá en verdad. “Dar el pecho duele”, “es normal que aparezcan grietas”, “hay que hacer callo”, etc… Pues nada de esto es cierto, ya que la lactancia materna no debe doler.

Se pueden dar casos de madres que sufran de leves molestias durante los primeros días de vida de su bebé, cuando están aprendiendo a dar de mamar. Puede ser por la sensibilidad del pezón o simplemente porque es algo nuevo a lo que hay que adaptarse. Pero si al amamantar duele es que o bien no se está haciendo en la posición correcta o el enganche tampoco es el adecuado. En un bebé bien enganchado, el pezón queda colocado de tal manera que no provoca lesiones en el mismo que acaben provocando grietas.

Hay que amamantar cada tres horas y durante 15 minutos

Este es uno de los mitos sobre la lactancia materna más arraigados y que menos fundamento tiene. Y es que, al igual que un adulto, los bebés deben alimentarse según tienen hambre, no en un horario planificado. ¿Te imaginas estar durmiendo plácidamente y que te despierten para comer? Seguro que no te haría mucha gracia. Y, como es lógico, al bebé tampoco.

La leche materna es un alimento de rápida digestión, por eso cuando los bebés tienen apenas días de vida necesitan de muchas tomas diarias, en algunos casos incluso más de 10 veces al día. Estas tomas tan frecuentes son imprescindibles para el correcto establecimiento de la lactancia materna.

En conclusión, el bebé debe ser amamantado siempre que él lo demande y sin restricciones de tiempo, ni mucho menos de horario. Será el propio bebé el que marque el calendario.

No se puede hacer deporte durante la lactancia materna

Es sin duda otro de los falsos mitos sobre dar el pecho que no tiene base científica. Como es lógico, no existe problema alguno en hacer deporte de forma regular mientras dura la lactancia. Eso sí, lo que se recomienda es que el ejercicio sea de una intensidad moderada, principalmente las mamis que tenían una vida sedentaria antes de quedarse embarazadas. Ni mucho menos existen contraindicaciones relacionadas con la práctica de actividad física durante la lactancia. Es más, como sucede con todas las personas, hacer ejercicio de forma regular es muy beneficioso para la salud materna.

El tamaño del pecho influye en la cantidad de leche

Este es otro de esos mitos sobre la lactancia materna que aún tiene versiones más extremas. Y es que seguro que más de una vez has escuchado que las madres con pecho pequeño no pueden ni amamantar. Y ambos son completamente falsos. A menos que se sufra hipoplasia mamaria, el tamaño del pecho no es indicador de la cantidad de leche que este pueda producir. Al contrario, la producción de leche tiene que ver más con la regularidad de amamantar al bebé y con sus propias necesidades. Cuanta más leche necesite el recién nacido, más leche producirá el organismo. No olvidemos que cada madre tiene el mejor pecho para su bebé: el que produce la cantidad de leche que el niño necesita.

Es necesario llevar a cabo una dieta especial

Tampoco es verdad que las madres tengan que hacer cambios en su alimentación siempre que lleven a cabo una dieta equilibrada. Durante la lactancia no es necesario cambiar los alimentos, a menos que detectes que tu bebé reacciona mal a alguno de ellos.

Algunos alimentos pueden dar más sabor a la leche que otros (ajos o espárragos, cebollas, coles de Bruselas, etc) pero pueden tomarse igualmente. En esencia, la madre lactante debe comer alimentos que formen parte de una dieta variada y sana y, en caso de que haya sospechas de que el bebé reacciona de mala forma a alguno de ellos, consultar con un especialista para ver qué puede estar pasando.

¿Qué otros mitos de la lactancia conoces?

Esperamos que después de leer este artículo hayas aclarado muchas cosas. Seguro que, al menos, te servirá para desterrar esas falsas creencias y mitos sobre la lactancia materna que no se sostienen por ningún lado, pero que muchos aún creen a pies juntillas.

Te invitamos también a que eches un vistazo a nuestra tienda online de bebés, donde podrás encontrar aquello que necesitas para el cuidado y la crianza de tu bebé.