Ir de vacaciones con un bebé, sobre todo si es la primera vez, suele ser todo un reto para los papis. Y es que, aunque podemos asegurarte que puede ser la experiencia más maravillosa del mundo, también tenemos que decirte que tendrás que prepararte para momentos que pondrán a prueba tu paciencia y capacidad de organización.4

Por eso, para que la experiencia de viajar con tu bebé sea más un placer que un reto, a continuación te contaremos todo lo que tienes que saber para que las vacaciones con tu bebé sean una experiencia que te depare momentos inolvidables.

Vacaciones con bebés: qué destino elegir

Si acabas de tener un bebé y eres de esos aventureros a los que les apasiona viajar seguro que ya te has preguntado más de una vez a dónde podrías ir de vacaciones con un bebé. Sin embargo, debes saber que esta no es una decisión baladí, ya que es muy importante elegir bien el destino de acuerdo a la edad del pequeño y sus necesidades.

Por supuesto no todos los destinos son igual de adecuados. Puede que estés deseando descubrir destinos nuevos o fascinantes, pero no es la mejor idea para ir de escapada por primera vez con un bebé. En su lugar, es mejor ser prudente y elegir un lugar conocido y no demasiado lejano donde tengamos siempre la situación controlada. Asimismo, al ser el bebé pequeño, quedan descartados los lugares donde haya temperaturas extremas.

Otra cuestión a tener en cuenta para elegir el destino es asegurarse de que exista un buen servicio médico al que acudir en caso de necesidad. Seguro que no pasará nada, pero nunca está de más ser precavido e ir con el viaje bien organizado. Viajarás más tranquilo, eso seguro.

Ahora, que seguro que ya empiezas a soñar con tu próximo destino de vacaciones con tu recién nacido, te contaremos más cosas sobre lo que debes saber para disfrutar de esa experiencia. Ya elijas playa o montaña, toma nota de los consejos que te damos.

Vacaciones con un bebé en la playa

Ya hemos hablado en un artículo anterior sobre ello, pero hoy refrescamos algunos de aquellos consejos. En primer lugar, es conveniente tener en cuenta que, aunque puedes llevar a tu bebé de vacaciones a la playa cuando quieras, durante los primeros seis meses no es recomendable, ya que su piel no debe exponerse demasiado al sol al ser aún muy sensible.

Por eso, si lo llevas te recomendamos que el pequeño esté siempre a la sombra y bien hidratado. Como es evidente, debes evitar totalmente las horas centrales del día, cuando el sol pega más fuerte (aprox. de 12:00 a 18:00), puesto que la exposición a los rayos solares es plena y su piel podría irritarse o quemarse. Además, estos horarios permiten tomar las principales comidas en casa y que el bebé pueda descansar.

Pero sin duda, es a partir del primer año de vida cuando los bebés comienzan a disfrutar realmente de la playa. Sol, olas, juegos en la arena, etc. Los pequeños se lo pasan pipa y el clima marino les viene genial. Sin embargo, para que se lo pase genial sin problemas, debes tomar una serie de precauciones. En primer lugar, la protección solar y la hidratación deben ser constantes. Y después, como es lógico, tener los debidos cuidados a la hora de jugar con la arena, andar o chapotear junto a la orilla del mar.

Una vez sabido esto, solo te queda saber cuáles son los imprescindibles para llevar en la mochila. Anota: crema solar de alto factor de protección, cremas hidratantes, pañales, toallitas húmedas, ropa de recambio, gorra, chupete y, por supuesto, algunos de sus juguetes favoritos que se puedan usar en la playa. Por último, no te olvides tampoco de beber y de comer. Lleva siempre agua y comida suficiente, siempre es mejor que sobre y no que falte.

Vacaciones con un bebé en la montaña

También puedes ir de vacaciones con tu bebé a la montaña, ya que de igual forma que los adultos, una escapada rural puede ser una experiencia maravillosa. Por ejemplo, a más de 1.000 metros de altitud el aire puro y libre de polen está demostrado que beneficia la respiración del niño. Pero no solo eso, también la verde vegetación, la presencia de agua en diversas formas (arroyos, ríos, cascadas, lagos, etc) y las temperaturas agradables hacen de muchos entornos de media montaña destinos de turismo rural muy recomendables para todos.

Pero ojo, en la montaña también hay que tene​r precaución con el sol. Hay que protegerse bien la piel y echar protección solar, además de usar gorros y beber siempre agua para evitar la deshidratación. Asimismo, es conveniente ir preparados para las picaduras de insectos, tanto con repelentes como con bálsamos. Por último, no es requisito imprescindible, pero nosotros te aconsejamos hacerte con un carro de bebé todoterreno o un marsupio, ya que hará que la experiencia sea más cómoda.

¿Y cuáles son los esenciales para llevar en la mochila en tus vacaciones con el bebé en la montaña? Pues además de agua y comida, protección solar, cremas hidratantes, ropa de repuesto, ropa de abrigo, pañales y , como no, una mantita para un picnic improvisado. Tampoco te olvides de otros artículos que podrías acabar echando en falta como las socorridas tiritas o la vaselina, ya que por la tarde suele refrescar siempre

¿Y si quiero ir de vacaciones con mi bebé al extranjero?

Si te vas de vacaciones con tu bebé a otro país necesitarás también de una documentación propia para el pequeño. Si es un viaje dentro de la Unión Europea, mínimo te hará falta el Documento Nacional de Identidad (DNI) y si sales fuera de la UE el pasaporte. En caso de que no viaje con los progenitores (abuelos, familiares, amigos, etc) entonces será necesaria una autorización de viaje. En lo que respecta a la cobertura sanitaria, solo tendrás que solicitar en tu centro de salud la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), que ofrece asistencia gratuita durante un año en cualquier lugar de la UE.

¿Listo para ir de vacaciones con tu bebé?

Después de todo lo que te hemos contado estamos convencidos de que ya tienes todo bien claro y estás deseando ir de vacaciones con tu bebé. Así que es momento de relajarse, pensar en todas las fascinantes experiencias que vivirás y pensar también en hacer muchas fotos para recordar estas vacaciones toda la vida.